Ayuntamiento solicita al Consell mediación para eliminar el canon de servicios en playas

Esta solicitud, junto a la Asociación Empresarial Playas Costa Blanca, busca que Costas elimine el canon para que se permita prestar un servicio con garantías y de calidad
La vicealcaldesa de Alicante y concejala de Turismo, Mari Carmen Sánchez

La vicealcaldesa de Alicante y concejala de Turismo, Mari Carmen Sánchez, junto a la Asociación Empresarial Playas Costa Blanca han pedido al Consell que solicite a la Dirección General de Costas la eliminación de los cánones que deben pagar esta temporada las empresas que prestan servicios de playa y que permita, sin coste adicional, la ampliación del espacio que ocupan los servicios autorizados, con el objetivo de reactivar el sector turístico en las playas, potenciar la proyección nacional e internacional de Alicante y de dar una mejor atención a los visitantes.

Mari Carmen Sánchez, que presentó el sábado las medidas de control y seguridad para la reapertura de playas el día 1 de junio, ha señalado que es necesario ayudar a quienes prestan servicios de hostelería, ocio, equipamiento, seguridad y actividades deportivas en la costa de Alicante, en una temporada tan complicada como la actual. La vicealcaldesa ha afirmado que “desde el ayuntamiento de Alicante le pedimos al Consell que medie ante la dirección general de Costas para que elimine los cánones que se aplican a todas las empresas que tienen concesiones y que se les permita ampliar, sin coste alguno, el espacio que ocupan para la prestación de sus servicios, puesto que las medidas de distanciamiento social establecidas a raíz de la crisis sanitaria reducen la capacidad de atender a clientes, incrementa los costes por las medidas exigidas para la atención específica a los clientes en esta situación de pandemia y merma notablemente sus ingresos”.

Por otra parte, la vicealcaldesa de Alicante en colaboración con la Asociación Empresarial Playas Costa Blanca buscan un marco de actuación que permita prestar un servicio con garantías y de calidad a los turistas, tanto nacionales como internacionales, al tiempo que asegure la pervivencia de las empresas en una temporada estival que será dura y corta, en la que todas las previsiones apuntan a una reducción drástica del número de visitantes extranjeros, a lo que se suman las restricciones de aforo y los sobrecostes de la inversión en medidas sanitarias y de distanciamiento social.

Entre las medidas que está estudiando el Ayuntamiento se encuentran, además de las peticiones a Costas antes indicadas, el protocolo de atención segura para clientes y trabajadores; y compensar esta campaña perdida con la ampliación de un año el periodo de concesión. Así como aquellas medidas necesarias para conseguir prestar los servicios de playas tan deseados por los ciudadanos y los turistas.