Urbanismo estudiará el conflicto vecinal del camino de la Botiguera en el futuro PGOU

Urbanismo pide a los vecinos que, hasta entonces, negocien con el propietario del camino para garantizar el acceso a sus viviendas, en su mayoría fuera de ordenación
Camino de la Botiguera

 

Ante las quejas de los vecinos del Camino de la Botiguera, situado entre la Vía Parque Alicante-Elche y la Sierra de Colmenares, la Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Alicante está trabajando en buscar una solución y pide paciencia a los vecinos de la zona. Tras las diferentes reuniones mantenidas con los vecinos, desde Urbanismo se les ha trasladado que la mayoría de sus viviendas están fuera de ordenación con arreglo a lo dispuesto en el vigente Plan General, bien por ubicarse sobre suelo no urbanizable protegido de Hito o Rambla (donde las construcciones ilegales no prescriben y no está permitido autorizar ninguna edificación que no esté vinculada a la especial protección de sus terrenos), bien por ubicarse sobre suelo no urbanizable común sin contar con la parcela mínima exigible de 20.000 m2.

 

Desde la Concejalía se añade que el camino que da servicio a este conjunto de viviendas es de titularidad privada, incluso desde antes de la construcción de las mismas, y que es inviable su expropiación al no figurar como camino público en el Plan General vigente y al no poderse invocar razones de interés general, ya que su expropiación y conversión en camino público estaría destinada a consolidar, revalorizar y generar plusvalías en viviendas que no cumplen la legalidad urbanística y que no disponen de licencia de construcción, primera ocupación ni certificados de habitabilidad pese a que paguen IBI como cualquier otro inmueble del término municipal. Además hay una sentencia judicial favorable al titular del camino que dictamina que no son predios dominantes, y por tanto, no existe la obligación de garantizar el paso a dichas viviendas a través de dicho camino. 

 

Desde Urbanismo se termina apuntando que se trata de una cuestión de solución no inmediata atendiendo al planeamiento vigente, y que la compra o expropiación de dicho camino es una inversión de difícil justificación de cara al conjunto de la ciudadanía, ya que beneficia a unos propietarios que edificaron sin garantías urbanísticas ni legales que ahora pretenden que sea el conjunto de los ciudadanos de Alicante los que soporten la carga de la expropiación. Expropiar podría sentar, según admiten desde la Concejalía, un precedente peligroso de cara a otras situaciones similares, por lo que debe ser un acuerdo entre particulares lo que resuelva esta situación a corto plazo, consiguiendo garantizar el acceso a las viviendas mediante la consecución de terrenos o derechos de paso, hasta que se estudie la viabilidad de una solución a más largo plazo en los trabajos de redacción del nuevo Plan General.