El Secadero, el nuevo espacio cultural de Cigarreras, ya puede empezar a albergar eventos.

El alcalde Miguel Valor y los concejales Marta García Romeu, Juan Seva, Pablo Sandoval y Oti García inspeccionan el nuevo centro polivalente, con una superficie diáfana de 1600 m2.
En la imagen, Alcalde, Concejales, personal municipal, representantes de las Cigarreras y de organizaciones culturales, en las nuevas instalaciones.

-- Teresa Navarro y Julia Esteve, representantes de las antiguas cigarreras, han mostrado su orgullo por la conversión de este taller de la centenaria factoría en nuevo espacio para la cultura, con capacidad para 1.500 personas. 

El Secadero, el nuevo espacio de 1.600 metros cuadrados de superficie que ha sido rehabilitado en la antigua fábrica de tabacos, ya puede albergar actividades, según ha indicado esta mañana el ingeniero José Andrés Llul, encargado de la restauración. 

Las concejalías de Cultura, Urbanismo y Seguridad, Tráfico y Transportes han colaborado en esta modernización del antiguo taller en el que se realizaban tareas de "desvenado de las hojas de tabaco", producto que pasaba después al área de triturado y liado de cigarrillos de tabaco negro, que se comercializaba con las marcas Celtas, Ideales y Ducados. 

El alcalde de Alicante, Miguel Valor, los tenientes de alcalde Marta García Romeu, Juan Seva y Pablo Sandoval, junto a la edil de Conservación de Inmuebles, Oti García Pertusa, han inspeccionado las instalaciones. Han estado acompañados por antiguas cigarreras, técnicos municipales, representantes de organizaciones culturales y de las empresas que han ejecutado los trabajos, en los que se han invertido unos 300.000 euros, según ha apuntado Valor.

La rehabilitación ha conllevado reparación de la cubierta, fortalecimiento de estructuras, adecuación general de la nave, cerramiento de huecos, saneamiento y retirada de pintura antigua, revestimiento, pintura de techos, formación de pavimento continuo, nueva red eléctrica e iluminación y dotación de servicios.

Por encima de la cubierta queda pendiente retirar placas de uralita y colocación de claraboyas. La obra ha llevado aparejada la adecuación de accesos desde la calle Sevilla. También se han demolido algunas pequeñas edificaciones y su espacio ha sido ajardinado. 

"Alicante y la cultura se lo merecen", ha explicado el alcalde Miguel Valor. "Hemos recuperado el Secadero para ser utilizado como extensa plataforma polivalente. Sumamos 1.600 metros cuadrados más al polígono cultural formado por las tres antiguas naves, el jardín vertical y su auditorio, espacios exteriores, la zona de servicios de la Cigarra y el rectángulo a utilizar como cine de verano".

Teresa Navarro y Julia Esteve, representantes de las antiguas cigarreras, han mostrado su orgullo por la conversión de este taller de la centenaria factoría en nuevo espacio para la cultura, con capacidad para 1.500 personas.

En la imagen, alcalde, concejales, personal municipal, representantes de las cigarreras y de organizaciones culturales, en las nuevas instalaciones.