Se inicia la redacción del nuevo Plan de Residuos de Alicante y del Plan Zona 9

La Junta de Gobierno aprueba la contratación de la asistencia técnica para la redacción del Plan Local de Residuos de Alicante y el proyecto de gestión del Plan Zonal 9, Área 4
Jose Ramón González

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Alicante ha aprobado el inicio del procedimiento abierto para la contratación de la redacción de la documentación técnica necesaria para la aprobación del Plan Local de Residuos y del proyecto de gestión del Plan Zonal 9, Area 4, de la Comunidad Valenciana correspondiente al municipio y su posterior licitación con un plazo de un año y un presupuesto de 157.300 euros. Un equipo técnico multidisciplinar externo con la dirección municipal preparará la documentación en cuatro meses y supervisará la exposición pública y licitación en una segunda fase que durará ocho meses.

El concejal de Limpieza, Manuel Villar, ofrecerá además una “motivación de la necesidad del contrato, así como la aprobación de las cláusulas administrativas y prescripciones técnicas particulares, además de otros acuerdos complementarios”.

“La redacción del nuevo Plan Local de Residuos y del proyecto de Plan Zonal que deberá refrendar la Generalitat, así como su licitación, es el primer paso que hay que dar para actualizar la recogida y tratamiento de los residuos en el municipio de Alicante porque requiere plazos más largos y la aprobación de la Generalitat” ha comentado Villar.

El concejal de Medio Ambiente ha explicado que “posteriormente se pasará a licitar los propios servicios de acuerdo con los proyectos que ahora van a redactarse. Esto va a servir para tener un proyecto que introduzca todas las necesidades y mejoras técnicas que exige la nueva normativa medioambiental europea y la legislación de residuos, que es muy exigente, y que requiere incorporar las últimas técnicas y los mejores medios”.

“Hay un calendario de mejoras y exigencias en materia medioambiental, que tenemos que cumplir y al que nos tenemos que adaptar” ha señalado Villar.

Con la contratación de esta prestación, el Ayuntamiento pretende satisfacer la necesidad de realizar un estudio de ingeniería para la redacción de los proyectos del servicio de gestión de residuos sólidos urbanos. Dicha prestación es esencial para ejercer las competencias que le corresponden al Ayuntamiento.

Villar ha explicado que el presente pliego de prescripciones técnicas particulares permitirá la contratación de la redacción de la documentación técnica requerida para el Proyecto de Gestión de Plan Zonal 9, Área de Gestión 4, de la Comunidad Valenciana y el Plan Local de Residuos del municipio de Alicante para su posterior licitación, incluida la asistencia técnica durante la fase de información pública y la tramitación ambiental.

Características del contrato

El contrato requerirá la redacción de los estudios previos y memoria del Plan Local de Prevención de Residuos y guía práctica de separación, concienciación y transparencia, los estudios previos y memoria del Proyecto de Gestión de Residuos, la redacción del anteproyecto de instalaciones y plan de gestión del Proyecto de gestión, estudio económico financiero, estudio de viabilidad y memoria de licitación de la concesión, así como la asistencia técnica en fase de exposición pública, autorizaciones y licitación.

El equipo multidisciplinar deberá estar compuesto por un ingeniero de Caminos, un ingeniero industrial con experiencia en proyectos de gestión de residuos, un geólogo o ingeniero técnico especialista en geología y geotécnica, otro ingeniero especializado en estudios de afección ambiental y paisajismo, un licenciado en económicas o ADE, otro en derecho, un técnico de cálculo y programador de ordenador, dos delineantes proyectistas y dos auxiliares técnicos administrativos. En la mayor parte de los casos se les requiere una experiencia que va entre los tres y cinco años.

En cuanto a los criterios de contratación se ha optado por dar una prioridad a la solvencia técnica del equipo y a la calidad de la propuesta de realización, que ponderarán con un 30% cada una, frente al precio que se valorará en un 40%, con el objetivo de evitar bajas temerarias y obtener la mejor propuesta.