La Policía cierra establecimientos, bares y levanta actas por no cumplir la cuarentena

Las personas que incumplan el Decreto de estado de alarma pueden enfrentarse a multas que van de los 600 a los 1.500 euros
Patrulla Policía

La concejalía de Seguridad del Ayuntamiento informa que la Policía Local de Alicante ha cerrado establecimientos en el centro y bares de la zona norte, identificado y levantado actas de sanción a personas que hoy han desobedecido el Decreto de estado de alarma y el deber de estar confinados en sus casas.

 La Policía Local ha levantado actas a personas que se encontraban en las zonas costeras y paseos de las playas, paseando por la Explanada y en el centro de la ciudad, pescando, practicando deporte, bañándose y con sus perros por zonas costeras provenientes en vehículos de los barrios.

Los policías locales están patrullando a pie, informando en vehículos con megafonía por toda la ciudad y en quads por las playas, y han  identificado y sancionado durante todo el día a las personas que estaban en la vía pública, y se han levantado decenas de actas de sanción y sobre todo en las zonas costeras y paseos de las playas, en avenida de Niza, en la Explanada y la Cantera, y se ha desalojado la playa de Urbanova.

El GOIR de la Policía Local ha intervenido a lo largo de la mañana en primer lugar para identificar a un grupo de personas que estaban pescando en la playa de la Almadraba, así como ha solicitado a un bañista que estaba buceando para que saliera del agua en la zona de la cantera para ser sancionado.

Además se ha identificado a algunas personas que se estaban por las zonas costeras paseando a los perros y habían accedido en vehículo desde barrios como el Pla, y a otras personas que han salido a realizar deporte y alegaban que el Decreto entraba en vigor mañana Lunes.

Por su parte los agentes también han tenido que cerrar establecimientos que incumplían el decreto de no abrir sobre todo en el centro de la ciudad y la zona aledaña a la Rambla de Méndez Núñez, y a algunos bares en la zona norte y a clientes que estaban en su interior.

Desde el Ayuntamiento de Alicante el concejal de Seguridad, José Ramón González, hace un llamamiento a “la colaboración de la ciudadanía que tiene el deber cívico de cumplir con todas las medidas decretadas para hacer frente al COVID-19”, al tiempo que ha recordado que “el incumplimiento o la resistencia a las órdenes de la autoridad competente será sancionado con arreglo a lo dispuesto en las leyes”.

Las personas que incumplan el Decreto de estado de alarma pueden enfrentarse a multas que van de los 600 a los 1.500 euros. Los cuerpos de seguridad han establecido dispositivos de seguridad, fijos y móviles, para asegurar el cumplimiento de las medidas decretadas por el Gobierno.