El Pleno aprueba por unanimidad conceder la medalla de la ciudad al pueblo de Alicante

Todos los grupos políticos de la corporación municipal respaldan la iniciativa que resalta el modélico comportamiento de los alicantinos durante la pandemia
Ayuntamiento de Alicante-Concejalía de Estadística

El Pleno del Ayuntamiento de Alicante ha aprobado por unanimidad el inicio del expediente para conceder al pueblo de Alicante la medalla de la ciudad por su modélico comportamiento durante la pandemia. La propuesta, que ha contado con el respaldo unánime de todos los representantes de Corporación municipal, es un reconocimiento de la corporación local a la colaboración y el ejemplar comportamiento con el que los alicantinos han hecho frente a la pandemia ocasionada por el coronavirus, un comportamiento cívico y solidario que han demostrado todos aquellos alicantinos que se encuentran en primera línea luchando contra el coronavirus, como el personal sanitario, de limpieza, conductores de autobús, personal de supermercado, de servicios logísticos, repartidores, miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad, voluntarios, entre otros, y aquellos que desde una segunda línea han contribuido a poner freno a la transmisión de esta pandemia quedándose en sus casas.

Luis Barcala ha resaltado que esta iniciativa "es el resultado de este consenso y es una propuesta unánime, de todos para todo el pueblo de Alicante". La petición de inicio del expediente para la concesión de la medalla y la exposición de motivos ha sido conformada de forma conjunta por todos los grupos políticos representados en el Ayuntamiento. La aprobación unánime ha estado precedida de la intervención de cada uno de los portavoces tras la lectura de la propuesta por parte del Alcalde.

En la propuesta, además de lo ya expuesto, se hace referencia a gestas históricas protagonizadas por alicantinos en la lucha contra otras pandemias, como la del doctor alicantino Francisco Javier Balmis cuando a principios del XIX encabezó la misión sanitaria que impulsó España para combatir la viruela en América y Filipinas, y que salvó a cientos de miles de personas que fueron vacunadas y escaparon a la enfermedad. También se ha recordado al gobernador civil en 1854, Trinitario González de Quijano, que se enfrentó a la epidemia de cólera en Alicante y la provincia y que murió combatiendo la pandemia después de salvar a miles de alicantinos.

El texto recuerda que a lo largo de la historia el pueblo alicantino ha tenido que afrontar hambrunas, pandemias, guerras y otras situaciones extremas, poniendo de manifiesto que a pesar de que "nunca hubiéramos pensado que en pleno siglo XXI tendríamos que hacer frente a una pandemia. Lo hemos afrontado desde la resignación y con coraje".

También se hace referencia a la crisis social y económica que ha provocado la pandemia y la necesidad de recurrir a múltiples recursos para atender las necesidades de los alicantinos que peor lo están pasando. No falta en el escrito el recuerdo a la pérdida de seres queridos y al dolor que ha ocasionado, subrayando que "los tendremos en la memoria para siempre". 

Finalmente, el texto pone de manifiesto la solidaridad y el apoyo de todos los alicantinos durante la crisis y enfatiza en la actitud comprometida y el modo de ser alicantino, para afirmar que "hemos estado a la altura de la responsabilidad histórica".