José Ramón González: “Alicante aprobó la Ordenanza Cívica para actuar contra las mafias"

La Policía Local y la Nacional desarticulan una organización criminal de trata de personas con fines de explotación para la mendicidad en aplicación de la Ordenanza Cívica
José Ramón González, concejal de Seguridad
  • El equipo de Gobierno se muestra "muy satisfecho" con el balance del primer año de entrada en vigor de la Ordenanza que ha cumplido el fin de dar protección social a las personas necesitadas

Alicante, 8 de noviembre de 2022. El concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Alicante, José Ramón González, ha afirmado esta mañana que Alicante aprobó la Ordenanza de Convivencia Cívica para “actuar contra las mafias organizadas, acabar con la mendicidad coactiva y dar protección social a las personas desfavorecidas”, y ha defendido tras su primer año de entrada en vigor los resultados obtenido con los que la Policía ha logrado “desarticular una organización criminal en Alicante dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación para la mendicidad y detener a cinco personas”. 

El concejal José Ramón González ha resaltado “el excepcional trabajo desarrollado por los servicios sociales y la Policía Local en el marco del cumplimiento de la Ordenanza este año”, y ha recordado que uno de los principales objetivos de la nueva norma es “no permitir mafias que explotan a personas para ejercer la mendicidad, y coaccionan, amenazan o perturban la convivencia bajo la apariencia de mendicidad”. 

La concejala de Acción Social, Julia Llopis, ha destacado que “se ha cumplido el fin de dar protección social a las personas necesitadas con la aprobación de la ordenanza", al tiempo que puso en valor el trabajo de los servicios sociales " hemos ayudado a salir de la calle a muchos sin hogar de la mano de acción social, estudiando cada caso y ofreciendo ayudas a las personas que más las necesitan”.

Desde el Ayuntamiento de Alicante el concejal José Ramón González ha recalcado que la voluntad del equipo de Gobierno ha sido siempre “hacer frente a problemas importantes que conllevan mafias organizadas diariamente en nuestras calles para no permitir que nadie crea que puede hacer impunemente lo que le dé la gana e incumplir las normas y explotar a personas, así como acabar con la mendicidad coactiva”. 

Por su parte la edil Julia Llopis destacó que "gracias a la ordenanza la Policía puede actuar contra las mafias que trafican con niños, personas discapacitadas y mujeres, y permite a su vez acercar los servicios sociales a las personas sin hogar. Estamos trabajando juntos y estoy muy satisfecha porque vamos avanzando gracias a esta ordenanza que nos permite tener las herramientas necesarias para hacer una verdadera inclusión y poder sacarlas de las calles y darles una vida digna".

De hecho, el edil de Seguridad ha incidido en resaltar que “la Policía ha podido desarticular gracias a la Ordenanza de Convivencia Cívica una organización criminal que sometía en Alicante a una persona que era víctima bajo la apariencia de mendicidad de malos tratos físicos y vivía con miedo constantemente aprovechándose de su situación de vulnerabilidad”. 

El comienzo de las actuaciones se inicia en el mes de julio de este año cuando la unidad Fox de la Policía Local en cumplimiento de la nueva Ordenanza de Convivencia Cívica detectó un posible caso de explotación para la mendicidad de una persona discapacitada, la cual carecía de documentación y se encontraba en una clara situación de vulnerabilidad. Los Policías Locales iniciaron la investigación y redactaron un informe que pusieron en conocimiento de la Policía Nacional.

La Policía Nacional, en colaboración con la Policía Local de Alicante y la Agregaduría de Rumanía en España, lograron detener en Alicante a cinco personas por obligar a mendigar en la calle a un hombre con una minusvalía de segundo grado. Los arrestados forman parte de un clan familiar de origen rumano que habría captado a la víctima en Rumanía tras el fallecimiento de su madre. 

Posteriormente fue trasladado a España y obligado a mendigar en las calles céntricas de la ciudad. A los detenidos se atribuyen los delitos de pertenencia a organización criminal y delito de trata de seres humanos con fines de mendicidad. La Policía logró liberar a esta víctima, a la cual se la ayudó y facilitó asistencia médica y posteriormente fue trasladada a una casa de acogida adecuada a sus necesidades.