Las Cigarreras presenta la exposición "Fin del Mundo etc..." de Fermín Jiménez Landa

La muestra se inaugura mañana a las 19 horas, con la presencia del edil de Cultura, Antonio Manresa, y Fermín Jiménez Landa, artista seleccionado en la convocatoria BuitBlanc 2022
Exposición "Fin del Mundo etc..."

Alicante, 9 de junio de 2022.- El Centro Cultural Las Cigarreras, inaugura mañana hasta el próximo 2 de septiembre la exposición "Fin del Mundo etc.." del artista Fermín Jiménez Landa. 

El edil de Cultura, Antonio Manresa ha querido "felicitar a Fermín por su trabajo y por el gran resultado que vamos a poder ver en esta muestra", "que seguro será uno de los reclamos culturales de nuestra ciudad para el periodo estival".

La materia de trabajo de esta exposición es el tiempo. El tiempo futuro. Definible en negativo -lo que no ha pasado-, lo venidero se sospecha en base a una experiencia subjetiva de lo que ya hemos vivido. Nuestras vivencias discontinuas y personales mezcladas con la medida cuantitativa del tiempo crean una idea de futuro poco universal

La idea de fin del mundo existe prácticamente desde el principio del mundo. Aparentemente trata del futuro pero interviene en el presente; resulta paralizante y nos lleva a la rendición y el sometimiento. No hay responsabilidad porque no hay solución. Quizá haya que pensar un porvenir que no pase por un concepto naif de progreso pero tampoco por el apocalipsis.

Fermín Jiménez Landa (Pamplona, 1979)

Fermín Jiménez Landa parte de lenguajes diversos– dibujo, fotografía, instalación o vídeo – para indagar en planteamientos cotidianos que extrae de las rutinas diarias del espacio público y social, básicamente la calle e Internet.

Un ilusionismo eufórico carente de todo poder que, desde el uso productivo del absurdo, la precariedad entusiasta (que no ingenua) y la superación de lo normativo, plantea una obra definida por un conceptualismo descreído y bromista que centra su atención en la capacidad de incidencia micropolítica del arte. O, por decirlo de otro modo, su obra fuerza conscientemente lo ridículo bajo la misión paródica y antiheroica de generar fisuras temporales en nuestros ritmos de vida y alterar así aquello que creíamos seguro.