Barcala inaugura el VI Congreso de Inteligencia Emociona a beneficio de Alinur en el MARQ

El evento permitirá recaudar fondos a favor de esta entidad y de las personas con discapacidad intelectual
El alcalde de Alicante, Luis Barcala, en la inauguración del Congreso

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, ha inaugurado el VI Congreso de Inteligencia Emocional que organiza Alinur en el salón de actos del MARQ, con la intención de mostrar un abanico repleto de estrategias, técnicas y herramientas para adquirir mayor madurez emocional. Barcala ha resaltado el trabajo de la Fundación Alinur "que nace con la vocación de hacer trascender un proyecto que ha cambiado la vida de muchas personas con capacidades diferentes".

El evento permitirá recaudar fondos a favor de esta entidad y de las personas con discapacidad intelectual. En la pasada edición se lograron recoger 6.500 euros. Como novedad, este año participan tres colegios de la provincia de Alicante que mostrarán los proyectos en los que van a trabajar este curso escolar sobre inteligencia emocional. Concretamente, los directores de los colegios “El Valle”, “Don Bosco” y “Doña Vicenta Ruso” presentarán proyectos como por ejemplo el Proyecto Kiva que aporta el colegio El Valle que trata de concienciar a los alumnos sobre el bulling y cómo evitar caer en él.

En estos días día se darán cita en este congreso profesionales como Virginia Sánchez, Raúl Gallego, Fernando Ripoll, Ana Peinado y José María Gasalla, que trabajan diariamente ayudando a otras personas a superar sus conflictos emocionales, para mostrar los distintos caminos que confluyen en un mismo punto del ser humano, atravesando barreras a través de la creatividad, la hipnoterapia, la risa, las nuevas tecnologías, los sistemas familiares,… Esta sexta edición del congreso pretende ser una experiencia nutritiva para todos los profesionales y estudiantes que enfocan su labor al servicio y ayuda de las personas (psicólogos, enfermeros, terapeutas, médicos, educadores, profesores,...), así como para aquellas personas que sienten la necesidad de conocerse mejor y quieren encontrar nuevas vías de crecimiento personal.

La Fundación Alinur es una organización sin ánimo de lucro para personas con discapacidad intelectual, o como ellos prefieren llamarlas: personas con capacidades diferentes. La fundación realiza actividades encaminadas a la prevención, la defensa de derechos y la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual, velando por su educación, por su formación, por su bienestar y por su inclusión.

Luis Barcala ha resaltado que "la organización anual de este congreso benéfico, a parte de recaudar fondos para promover proyectos, sirve para ofrecer un espacio formativo abierto a todas las personas donde los especialistas puedan poner en común diferentes puntos de vista para cubrir las necesidades que se presentan" y ha puesto de relieve "la misión del Observatorio Alinur que investiga sobre las necesidades actuales en el ámbito de la discapacidad intelectual para desarrollar nuevos proyectos y mejorar la calidad de la vida de las personas con capacidades diferentes".

También ha resaltado el alcalde la figura de los voluntarios "que son una parte importante de la Fundación, ya que complementan la labor que realizan los profesionales, facilitando la realización de los distintos proyectos". Además desde la Fundación, los voluntarios reciben formación continuada, por lo que se consiguen relaciones bidireccionales en las que, además de ofrecer sus servicios de manera altruista, se nutren de la experiencia de Alinur.

Finalmente, Barcala ha resaltado que "somos conscientes de la desinformación a la que se enfrentan las familias de hoy en día en materia de inteligencia emocional, por ello muchos expertos defienden la necesaria implantación de la formación emocional en los planes de estudio por sus múltiples beneficios no solo sobre la configuración de la personalidad sino también por su efecto sobre el rendimiento y la motivación ya que permite al alumno conocerse mejor, regular sus emociones y capacidades y mantenerse conectado con lo que realiza". "En esta sociedad en la que rendimos tanto culto al cuerpo es vital que en la escuela comencemos el desarrollo de la Inteligencia Emocional desde las edades tempranas, ya que es a partir de la edad de 5 o 6 años cuando los niños empiezan a tomar conciencia de sus propios sentimientos" ha señalado.