El Ayuntamiento reurbaniza el barrio de Rabasa con un plazo de ejecución de ocho meses

El proyecto contempla la modernización del barrio mejorando la accesibilidad y la movilidad
Visita Rabasa

El alcalde Luis Barcala, acompañado del concejal de Urbanismo, Adrián Santos Pérez han visitado las obras de reurbanización que se están llevando a cabo en el barrio de Rabasa con una inversión de 2 millones euros y una ejecución con un plan plurianual. Con esta actuación el consistorio dotará al barrio de una imagen renovada y actual, con una urbanización de mayor calidad que mejorará la accesibilidad y la movilidad sostenible.

El plazo de ejecución de las obras es de ocho meses, por lo que está prevista su finalización a lo largo del próximo año. En la visita han estado acompañados por los representantes vecinales y de colectivos de Rabasa.

El alcalde, Luis Barcala ha señalado que “ se ha ganado espacio para los residentes, donde el protagonista es el vecino. Es un barrio ideal que hacía muchos años que estaba demandando actuaciones, por eso, hemos acometido diferentes reformas que permitirá a los vecinos salir de casa y ver el cielo limpio”. El primer edil ha enumerado las diferentes iniciativas que se estan llevando a cabo destacando “ hemos trabajado en la iluminación, cableado telefónico, remodelación de aceras para personas con movilidad reducida, en resumen, se ha hecho una remodelación y una modernización integral del barrio”.

Por su parte, el concejal de Urbanismo, Adrián Santos, ha explicado que “este proyecto está dirigido a mejorar las condiciones de accesibilidad y movilidad del barrio con una actuación que, además, va a modernizar su imagen dando respuesta a las demandas de los vecinos”. Santos ha incidido en que “hemos hecho una inversión muy potente que cambiará la imagen del barrio, soterrando los servicios de luz o teléfono que ahora están a la vista, poniendo 150 farolas o plantando 90 arboles para dejar un barrio más amable y humanizar su estructura”.

Plataforma única

En este sentido, contempla acabar con la estrechez de las calles creando una plataforma única, con el bordillo que linda con la franja de aparcamiento de una altura de cinco centímetros y el opuesto a pie llano, con el fin de facilitar el paso de los servicios de emergencia, como ambulancias o bomberos. Al ser espacios de baja densidad de tráfico, la plataforma única facilitará la movilidad y permitirá que los peatones puedan compartir el itinerario con el tráfico rodado.

La reurbanización de las calles permitirá ampliar las aceras con ancho mínimo de metro y medio y establecer un cordón de aparcamiento de dos metros de ancho -a excepción de las calles por las que pasa el autobús en las que se elimina el aparcamiento-. La calzada tendrá una anchura mínima de 3,75 metros.

Los trabajos a ejecutar contemplan la demolición de la acera, bordillos y calzada, ejecución de los servicios urbanos de alumbrado y riego, mejora de la red de saneamiento, sustitución de la red de abastecimiento (en colaboración con Aguas Municipales de Alicante), el soterramiento de la red eléctrica por parte de Iberdrola, así como la telefónica en colaboración con Telefónica, la pavimentación de la sección viaria, instalación de puntos de luz, plantación de jardinería y acondicionamiento de las zonas resultantes de la ampliación de espacios peatonales por la reordenación del tráfico.