El Ayuntamiento prepara 15.000 cañas embocadas con romero para la romería de Santa Faz

11.000 cañas serán repartidas desde el zaguán del palacio Consistorial y 4.000 desde la concatedral de San Nicolás. Hay de dos tamaños: 1,80 y 1,65 metros.
Varios operarios se afanan en la preparación de las cañas en una nave municipal
  • Una veintena de operarios se afanan en la nave municipal de Zonas verdes, en el polígono de Babel, para ultimar los trabajos. 

Alicante. Lunes 29 de abril de 2019. 
Una veintena de operarios municipales se afanaban esta mañana en la nave de Zonas verdes, en el polígono de Babel, en los trabajos para preparar las 15.000 cañas que serán repartidas a los peregrinos que hagan el recorrido hasta el monasterio de la Santa Faz, el próximo jueves, 2 de mayo.

Los servicios municipales de Parques y Jardines y de Fiestas, en coordinación con la empresa de viveros que asiste al Ayuntamiento, ya tienen almacenadas las miles de cañas, en haces de 50, procedentes de la Vega Baja. Una brigada de empleados procedían hoy a embocar ramitas de romero en el extremo de dichas cañas. 

Sebastián Cortes, coordinador de la operación, señala que el romero procede de la finca que el Ayuntamiento explota en la finca Els Reiets y que sus hombres deben colocar de forma manual.

El ritmo avanza según las previsiones y la idea es la de concluir entre hoy y mañana martes toda la faena, a la que seguirá el traslado en camión hasta el zaguán del Ayuntamiento y la concatedral de San Nicolás.

Según los planes oficiales, 11.000 cañas serán dispuestas en el vestíbulo del palacio consistorial y las 4.000 restantes, en la iglesia. Aclarar para los “romeros” que hay de dos tamaños: de 1,80 y de 1,65 mts.

Reutilización de las cañas

Sebastián Cortés ha avanzado que sería conveniente que los servicios de limpieza municipales colocaran en las inmediaciones del monasterio unos contenedores, bien señalizados, para que los peregrinos depositaran las cañas una vez terminada la romería y no las tiraran y abandonaran por la zona.
Además de evitar residuos, miles de cañas podrían ser recicladas para años sucesivos, lo que también ahorraría costes de dinero público.     

    
En la imagen, diversos trabajos preparatorios con las cañas en la nave municipal.