El Ayuntamiento invita a todos los alicantinos a visitar el Videomapping del Ayuntamiento

La fachada del Ayuntamiento se convierte en un cuento de la Navidad con un espectáculo de imagen y sonido único de la historia de Santa Claus
Videomapping

El Ayuntamiento de Alicante invita a todos los alicantinos y demás personas a visitar el innovador Videomapping “Una Navidad Alicantina”, que se proyecta desde el pasado viernes 21 sobre la fachada del Ayuntamiento, para narrar la historia de Santa Claus – Papá Noel y la leyenda que surge en esta ciudad, de la que es patrón.

Los pases para poder ver esta macroproyección en 3D y 4K son gratuitos y con acceso libre, con sesiones a las 19:30, 20:30 y 21:30 horas, hasta el día 29 de diciembre. Las proyecciones tienen una duración de nueve minutos, y se cuenta el vínculo entre Papá Noel y Alicante durante un viaje en barco.

Desde el área de Tráfico informan que para realizar este espectáculo se va a realizar un precorte en la calle San Telmo con Juan Bautista Lafora, y se mantendrá cortada la Plaza del Ayuntamiento y la calle Rafael Altamira tramo comprendido entre las calles San Telmo y Alberola Romeo, desde las 17:00 horas hasta las 23:59 horas.

 

La historia del vídeomapping

A través de la cuenta atrás del hueco del reloj, los espectadores comenzarán a vivir este cuento navideño que se remonta al siglo XVII. Desde Alicante hasta todo el norte de Europa y más allá de las Rusias se extendió el culto a San Nicolás, patrono de Alicante. Por su generosidad y amabilidad para con los necesitados y los más pequeños, fue llamado el obispo de los niños, a quienes poco a poco fue repartiendo su fortuna personal.

Cuentan las historias y la leyendas que, los primeros días de diciembre, partía el barco Spanje, con San Nicolás a bordo hacia el norte de Europa. Sus bodegas iban repletas de regalos: juguetes, naranjas, mandarinas y dulces. Su objetivo siempre se cumplía, a pesar de la peligrosa travesía, sorteando fuertes vientos, las altas olas y las intensas corrientes del Océano Atlántico y el barco llegaba a su destino, siempre a tiempo para llevar los regalos a los niños.

Esta leyenda se expande por el mundo llegando incluso a Estados Unidos, a través de la tradición familiar, con orígenes en Alicante, y su nombre fue derivando de San Nicolás, Sinter Klaas o San Nikolaus hasta acabar como el conocido Santa Claus.