El Ayuntamiento instala los primeros bancos de apoyo isquiáticos a petición de los vecinos

Los apoyos son utilizados por personas mayores, ciudadanos que sufren molestias lumbares y ciáticas, además de algunas embarazadas.
Bancos de apoyo isquiáticos

Alicante cuenta con los primeros bancos de apoyo isquiáticos que según ha explicado el concejal de Infraestructuras y Mantenimiento del Ayuntamiento de Alicante, José Ramón González, se han instalado a petición de los vecinos en el barrio de Campoamor.

Los bancos del nuevo mobiliario urbano están construidos con tubos de acero y fijados al suelo, diseñado con dos alturas y una superficie de apoyo suficiente para que resulte confortable, y son unas barras de descanso isquiático. Esta nueva experiencia piloto ha permitido incorporar una decena de bancos en las calles de Alicante, y ya se ha iniciado su instalación.

El área de Infraestructuras del Ayuntamiento explica que estos bancos de apoyo los utilizan personas con problemas de ciática, que les impiden utilizar un banco normal, y sirven para descansar permitiendo incorporarse rápidamente.

En concreto, el edil José Ramón González informa que se han adquirido con “los presupuestos participativos”, y ha apuntado que su ubicación ha sido consensuada con los vecinos en las zonas de más transito de las calles del barrio de Campoamor.

Estos apoyos sobre todo son utilizados por personas mayores, con movilidad reducida y que necesitan bastones para sus desplazamientos, así como los ciudadanos que sufren molestias lumbares y ciáticas, además de algunas embarazadas.

Para el edil de Mantenimiento del Ayuntamiento con la incorporación de estas nuevas infraestructuras y mobiliarios específicos se logra tener “una ciudad más accesible”, al tiempo que adelantó que “si la experiencia es positiva, hay más peticiones vecinales para su instalación y es utilizada por muchas personas se estudiará su implantación en otros barrios.

Los bancos de apoyo isquiáticos han sido suministrados por una empresa alicantina, y han tenido un coste de 3.600 euros. En España hay varias ciudades como Madrid que ya cuentan con su instalación, así como se han incorporado recientemente en el Metro de Valencia.