El Ayuntamiento destina más de 2'5 millones para mejorar la limpieza de la ciudad

Se adquirirán cerca de mil nuevos contenedores de los cuales 750 serán de 3.200 litros de capacidad y 223 de 2.400 litros de capacidad
Limpieza

El Ayuntamiento de Alicante ha llegado a un acuerdo con la UTE, pendiente de ratificar por los órganos de gobierno del consistorio, para la compra de nuevo material de limpieza destinado a dotar de medios más modernos y eficaces a este servicio y con el objetivo, según el edil responsable de Limpieza, Manuel Villar, “de hacer más efectiva, eficiente y por tanto mejorar la limpieza de nuestras calles y barrios”.

“Se trata -explica el edil Villar- de una compra para renovar y ampliar servicios de limpieza que estaba contemplada en el pliego de adjudicación y que no se ha hecho efectiva hasta el momento por dejación del tripartito de izquierdas, que durante los tres años que gobernó la ciudad fue incapaz de tomar una sola medida encaminada a resolver un problema, el de la limpieza, que todos los alicantinos reclaman”.

El acuerdo con la UTE, que será la que haga el desembolso económico mientras el Ayuntamiento tendrá un plazo de diez años para amortizar esta inversión, contempla la adquisición de cinco camiones de recogida de caja abierta con capacidad para 3.500 kilos, cinco recolectores de caja lateral con capacidad para 25 metros cúbicos, un minirecolector diesel con capacidad para 5 metros cúbicos, dos vehículos de caja abierta con planta elevadora y un vehículo lavacontenedores con carga lateral.

Además, también se ha incluido en esta renovación y modernización de equipos para la limpieza de la ciudad la compra de un millar de nuevos contenedores de 3.200 y 2.400 litros de capacidad para sustituir los más deteriorados que se encuentran en la vía pública y atender la necesidad de dotar de nuevos contenedores a las zonas de la ciudad más deficitarias.

El acuerdo para destinar cerca de dos millones y medio de euros a la adquisición de nuevo material de limpieza forma parte del plan trazado por el equipo de gobierno para mejorar la limpieza de nuestra ciudad y que comenzó ya a finales de la legislatura pasada con una remodelación de servicios, para intensificar los barridos, los baldeos y la recogida, siguió con una reestructuración del área municipal que controla el contrato, para mejorar su aplicación, detectar posibles incumplimientos y establecer medidas correctoras, como ya ha pasado con los expedientes abiertos a la UTE por algunas deficiencias en la prestación, y que ahora aborda su tercera fase con la mejora de medios y la ampliación del servicio.

Paralelamente, el Ayuntamiento ha intensificado la vigilancia a través de la Policía Local sobre los vertidos ilegales y el incumplimiento de la ordenanza de limpieza, abriendo un número importante de expedientes sancionadores, y ha desarrollado dos campañas de concienciación para combatir los comportamientos incívicos: “Alicante es mi casa”; y ,más recientemente, el buzoneo de cerca de 65.000 cartas con toda la información necesaria para depositar enseres y trastos viejos, además de un imán de nevera con los teléfonos dónde llamar para avisar al servicio de recogida gratuito de los mismos.