El Ayuntamiento decreta la suspensión de los plazos para las obras públicas en ejecución

La suspensión temporal se toma para facilitar a las empresas la adopción de medidas de protección de su plantilla y que impliquen necesariamente detener o ralentizar la obra
Trabajos en los quioscos de flores

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, ha firmado un decreto de suspensión temporal de los plazos de ejecución de las obras públicas licitadas y adjudicadas por el Ayuntamiento de Alicante. La decisión se toma para facilitar a las empresas tomar cuantas medidas crean necesario establecer para garantizar la seguridad de sus plantillas, toda vez que se trata de actividades que requieren una importante presencia de personas en un mismo lugar. De esta manera, las contratistas podrán o suspender temporalmente la ejecución de la actuación o reducir la presencia de empleados, sin que la superación de los plazos comprometidos en la adjudicación conlleve ninguna sanción para el contratista. El decreto ve la luz dentro del conjunto de actuaciones que se están implementando desde el Ayuntamiento de Alicante tras la declaración del estado de alarma por la expansión del Covid 19 en todo el territorio nacional.

Pese a que en el ámbito de la ejecución de obras en general, y en el de la ejecución de obra pública en particular, dicha actividad no ha sido incluida entre las prohibidas por el Gobierno de España y, en consecuencia, el Ayuntamiento carece de de competencia para ordenar su paralización, el alcalde de Alicante, Luis Barcala, ha acordado respaldar las decisiones que tomen las empresas en atención a la protección de sus plantillas suspendiendo los plazos contractuales de ejecución de obras públicas municipales en los supuestos en que las adjudicatarias así lo soliciten.

Las empresas que se quieran acoger a la suspensión de plazos de ejecución deben comunicarlo al Ayuntamiento y para proceder a la concesión de la suspensión la corporación local tendrá en cuenta que la paralización no implique, en ningún caso, riesgo para personas o bienes de terceros. Además, las contratistas estarán obligadas a adoptar todas las medidas necesarias para asegurar la obra durante su paralización.

La suspensión de los plazos contractuales se adopta por un periodo de 30 días, que podrá ser prorrogado si continúa la situación de emergencia.

Desde la Concejalía de Urbanismo, su titular Adrián Santos Pérez, ha informado que el Ayuntamiento de Alicante hará llegar a los contratistas los protocolos de seguridad que han elaborado tanto el Colegio de Ingenieros como el Colegio de Arquitectos para que los responsables de las obras tomen todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de sus trabajadores.

Información complementaria