Alicante se convierte en 2019 en una de las pocas ciudades españolas que baja impuestos

Los alicantinos se ahorrarán 4.5 millones de euros con la rebaja del 5% del IBI
Sesión plenaria del 20 de octubre de 2018

La ciudad de Alicante empieza 2019 como una de las pocas grandes ciudades de España en la que el IBI no sólo no se incrementa, sino que se reduce. La actual corporación municipal decidió el pasado mes de julio no incrementar el valor catastral de las viviendas, como ha sucedido en otras capitales. Además, el grupo popular, con el alcalde Luis Barcala a la cabeza, llevó el pasado mes de diciembre una rebaja de este tipo de impuesto en un 5 por ciento, por lo que la ciudad de Alicante no sólo no ha subido impuestos, sino que los ha bajado, en contra de lo que ha sucedido en otros municipios similares del territorio español. 

El concejal de Economía y Hacienda, Carlos Castillo, ha comentado que ”mientras que el 1 de enero es el día en que ha entrado en vigor una subida generalizada del catastro, como se demuestra en 728 localidades españolas, cuyo valor aumenta hasta un 5%, con el consiguiente impacto en el IBI o la plusvalía municipal, los alicantinos empezamos el año 2019 pagando menos impuestos.”

Entre los municipios que revisan al alza sus inmuebles figuran localidades de Barcelona, Salamanca, Zaragoza, Valladolid, Guadalajara, Lugo, La Rioja, Ávila, Zamora, Valencia, Toledo, Tarragona, Soria, Segovia, Palencia, Ourense, Huesca, Jaén o Madrid.

La buena marcha de la economía ha permitido aprobar al consistorio una reducción directa del IBI en un 5% este año, que se traducirá en un ahorro de 4,5 millones de euros para los alicantinos, ha explicado el responsable de Hacienda.

Castillo apunta que “aun cuando en Alicante bajamos la contribución en un 5%, los ingresos del Ayuntamiento en 2019 van a subir en 8 millones más respecto de 2018, gracias a los impuestos del Estado. Trabajamos, por lo tanto para los alicantinos y, estando suficientemente cubierta la financiación de la ciudad, optamos por bajar los impuestos y ayudar a la economía de las familias y los negocios de Alicante.”

Además de la reducción del IBI, los alicantinos se van a beneficiar de un aumento de las bonificaciones y reducción de impuestos en las ordenanzas fiscales del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) y el Impuesto de Construcciones y Obras (ICIO).