Alicante impulsa la primera fase de la rehabilitación de la Casa de Misericordia

El proyecto en el complejo de Las Cigarreras supera los 9,5 millones de euros con un plazo de ejecución de 30 meses
Casa de la Misericordia
  • Se autorizará un gasto de carácter plurianual para los años 2022 a 2025

Alicante, 11 de noviembre de 2022.- La concejalía de Urbanismo ha presentado para su aprobación en Junta de Gobierno de este martes, el proyecto de rehabilitación en la fase I de la antigua Casa de la Misericordia en el complejo de Las Cigarreras. El citado proyecto se cuantifica en 9.584.334,91 euros, IVA incluido, que será el precio de licitación con un periodo de ejecución de 30 meses tras su adjudicación. Este proyecto está cofinanciado por la Comisión Europea con cargo al Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), dentro del Eje 12 "Desarrollo Urbano" del Programa Operativo de Crecimiento Sostenible, para la programación 2014-2020. "Una manera de hacer Europa".

En la intervención prevista para llevar a cabo esta iniciativa se pretende respetar el edificio como bien protegido, aunque es preciso actuar para satisfacer las necesidades actuales y adecuarlo para los nuevos usos. El ámbito de actuación abarca 6,300 metros cuadrados de los que 4.741,81 metros cuadrados corresponden a superficie útil.

La primera de las fases de la obra abarca la parte más antigua del edificio, es decir, aquella que constituyó la primitiva Casa de Misericordia con su iglesia y que comprende los cuerpos del edificio que rodean los tres patios, dos rectangulares y uno alargado en forma de “L”, más próximos al acceso principal del mismo.

El Plan de Protección y Recuperación, según ha reseñado el concejal de Urbanismo, Adrián Santos Pérez, “garantizará la protección de un edificio histórico que será objeto de diversas actuaciones para la ampliación del complejo cultural y administrativo. Las Cigarreras se ha convertido en un punto de referencia en Alicante y un referente que traspasa las fronteras locales al ser considerado como un ejemplo de recuperación urbana de lo que fue un complejo industrial”.

Se autorizará un gasto plurianual de 2.762.575,77 € para el presente año, mientras que para el próximo 2023 se contemplan 376.398,44 €, para 2024 2.611.831,29 € y, por último, para 2025 se presupuesta 3.833.529,41 € lo que suma los 9.584.334,91 euros cuantificados.

Descripción del proyecto

Estos usos se circunscriben en torno a los dos claustros del edificio. En la planta baja, se proponen áreas administrativas para cubrir las necesidades de la EDUSI, mientras que en la parte central se ubica un amplio espacio expositivo de manera compartida con otros eventos públicos. Además, en la primera planta, se encuentran espacios que darán respuesta a la necesidad de usos culturales, de formación, empleo o nuevas tecnologías, así como un gran aforo a modo de sala polivalente. Por último, en la segunda planta se puede utilizar la zona diáfana como soporte de la planta inferior para área de coworking, Hub Tecnológico o zona de conferencias, lecturas o descanso.

En el sector posterior, se abre una galería que alberga usos más sociales, como aulas para la docencia o talleres, incluida una sala de artes escénicas y danza para ensayos. También tendrá cabida salas disponibles para asociaciones o zona de descanso y restauración ya que se trata de una zona bien comunicada, tanto con los demás usos como con las plazas de Cuesta de la Fábrica y Adolfo Blanch y con conexión a la terraza inferior donde se podrían celebrar eventos y actividades musicales e infantiles de pequeño formato y aforo reducido.

El acceso peatonal a la parcela se realiza por la calle Sevilla, que también será reurbanizada próximamente con cargo a los fondos europeos coordinados por el IDAE, pese a que cuenta con otros accesos secundarios.

Trabajos de la fase preliminar

El pasado año dieron comienzo los trabajos de protección y recuperación, adjudicados en septiembre a Eneas Servicios Integrales S. A. por 469.951,82 euros, y con un plazo de ejecución de seis meses. Esos trabajos están cofinanciados por la Comisión Europea con cargo al FEDER, dentro del “Programa Operativo de Crecimiento Sostenible para la Programación 2014-2020. Una manera de hacer Europa".

De acuerdo con el plan de actuación, las obras se han agrupado en dos niveles de prioridad. Por un lado, las que se están llevando a cabo son las relativas a las patologías exteriores, que tratan de resolver daños en cubiertas, fachadas y suelos exteriores. Por otro, la recuperación tipológica del conjunto edificado.

En cuanto a los desperfectos externos, se trata de reparar los daños por la falta de estanqueidad y el deficiente mantenimiento que presentan. Los deterioros que se manifiestan con erosiones y diferentes elementos superpuestos que conviene retirar para garantizar la seguridad de uso. Así como atajar los daños en suelos exteriores que se traducen en acumulaciones de agua que deterioran la base de los muros adyacentes. Además, se va a proceder a ampliar el uso de aparcamiento.

Se incluyen en los planes de regeneración los trabajos de recuperación de los huecos originales de las fachadas y la aplicación de un nuevo acabado superficial de las mismas, diferenciando así, oquedades y paños ciegos.

Recuperación en tres fases

La planificación de las actuaciones sobre el conjunto edificado se ha dividido en tres fases propuestas para el plan director de intervención que se están llevando conjuntamente a cabo en función de las prioridades expuestas.

Tras la realización de la primera parte de las obras, la fase dos coincide con la primera ampliación general que se produjo del complejo, y en este sentido, engloba a todos los edificios que rodean el primitivo patio rectangular, recuperado espacialmente tras la reciente demolición.

Finalmente, la fase tres incluye las edificaciones que ocupan la zona oriental del conjunto. En ella está la zona denominada “el Secadero” que actualmente funciona como aparcamiento cubierto y lugar para eventos y también está el cuerpo de naves que se prolonga hasta la esquina sureste del complejo. Con respecto a las intervenciones definidas, se limitan a aspectos de la envolvente y los suelos exteriores del edificio.