El alcalde asiste a la Eucaristía de Acción de Gracias y Despedida a Clarisas de Santa Faz

El convento que actualmente ocupan en el Casco Antiguo de Alicante se convertirá en el Museo de la Semana Santa de Alicante.
Eucaristía de Acción de Gracias y Despedida a las Clarisas de Santa Faz
  • El obispo de Orihuela-Alicante, Jesús Murgui, preside la ceremonia religiosa en el abarrotado santuario

  • La Superiora de las Clarisas expresa en sus palabras de despedida "la alegría de pasar el testigo a las Monjitas de la Sangre"

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, y cuatro concejales del Equipo de Gobierno -Manuel Villar, Carlos Mazón, Toño Peral y Julia Llopis- han acudido hoy al Monasterio de Santa Faz a la Eucaristía de Acción de Gracias y Despedida a las Clarisas de Santa Faz, que han custodiado la Reliquia de la Santa Faz, durante los últimos 500 años. El obispo de Orihuela-Alicante, Jesús Murgui, ha presidido la ceremonia religiosa en el abarrotado santuario. Ahora serán las Monjas de la Sangre las encargadas de la custodia de la Reliquia. El convento que actualmente ocupan en el Casco Antiguo de Alicante se convertirá en el Museo de la Semana Santa de Alicante. Barcala ha saludado, antes de la Eucaristía, a cada una de las Clarisas y les ha expresado "un sentimiento agridulce. Porque se marchan después de un notable servicio a la ciudad de Alicante y a la Santa Faz, y porque toman su testigo las Monjitas de la Sangre, muy apreciadas también en esta ciudad".

Jesús Murgui,  en su homilía,  ha señalado que "desde el Obispado hemos trabajado más de lo razonable para que la Santa Faz siguiera siendo custodiada por religiosas como hace más de 500 años". Al referirse a las Clarisas que han estado en el monasterio desde el pasado mes de enero ha recalcado que "lo han hecho con una sencillez, alegría y autenticidad imborrables".

La Superiora, Sor María José, en sus palabras de despedida, ha asegurado que "la tarea que hemos desarrollado en Santa Faz la hemos hecho desde la alegría y la sencillez, dando lo mejor de cada una de nosotras. En todo este tiempo -ha bromeado- con nuestro acento de murcianicas, nos hemos sentido hijas de Alicante. Dejamos esta ciudad con un trocito de nuestro corazón que se queda en Santa Faz". Ha finalizado dando las gracias a Alicante "por enseñarnos qué es la Santa Faz". Al término de la Eucaristía han cantado "Salta de felicidad", una composición escrita por ellas mismas para la ocasión.