La Junta aprueba reurbanizar la calle Marqués de Molins para hacerla más peatonal

El proyecto de mejora del sistema viario contempla una inversión de un millón de euros y un plazo de ejecución de las obras de cinco meses
Marqués de Molins imagen 3D

El Ayuntamiento de Alicante ha aprobado en Junta de Gobierno el proyecto de mejora del sistema viario de la calle Marqués de Molins, intervención que supondrá una inversión de 1.023.197 euros y un plazo de realización de cinco meses. El concejal de Urbanismo, Adrián Santos, ha explicado que se trata de una actuación importante en el barrio de L'Example donde se encuentra la sede de la Escuela Oficial de Idiomas, con el objeto de contribuir a la recuperación del comercio de proximidad, dotándola de un aspecto más amable, cómodo y accesible, pensando en el peatón y en la recuperación del entorno".

Las obras de reurbanización se desarrollarán sobre un viario de 670 metros lineales, que ocupa una superficie cercana a los 7.000 metros cuadrados. Santos ha explicado que la calle actual cuenta con aceras de 1,20 metros, calzada y banda de aparcamientos, y con la actuación diseñada se prevé dar más espacio al peatón con aceras en ambos lados de la calzada de entre 2,20 y 4.30 metros, que incorporará carril bici en algunos tramos, además de nuevos alcorques para arbolado y luminarias de columna eficientes energéticamente que recuperarán la estética de las antiguas farolas clásicas de Alicante". "De esta forma, además de facilitar la fluidez peatonal y reducir la intensidad del tráfico, también se pretende mejorar las condiciones para favorecer el desarrollo comercial del viario" ha añadido el edil.

Pavimentos autolimpiantes
Otra de las características del proyecto se encuentra en los materiales que se van a autilizar como pavimentos fotocatalíticos de hormigón gris, con propiedades anticontaminantes, biocidas y autolimpieantes que se activan con la luz del sol o con luz artificial, manteniendo las superficies limpias y reduciendo considerablemente las sustancias contaminantes para contribuir a mejorar la calida del aire en las zonas urbanas.

Además, se van a reducir las cotas de los bordillos para facilitar la accesibilidad, se colocarán alcorques para arbolado cada diez metros con riego, farolas de columna que sustituirán a las actuales en fachada, nuevas papeleras, mobiliario urbano y señalización horizontal y vertical. Durante las obras también está previsto la renovación de tramos de las redes del colector de pluviales, de suministro de agua potable y se instalarán nuevas canalizaciones para el suministro eléctrico del alumbrado público y de riego.