El Ayuntamiento renueva la Plaza Castellón y la peatonaliza

En el proyecto prioriza al peatón, suprimiendo la circulación de vehículos y peatonalizando parte de las calles que rodean la plaza para fomentar la movilidad peatonal.
Plaza Castellón

El Ayuntamiento de Alicante a través de las Concejalías de Infraestructuras, dirigida por José Ramón González,  y Coordinación de Proyectos, del concejal Antonio Peral, desde donde se promueve la ejecución de las actuaciones pertenecientes al ámbito de la Estrategia EDUSI, van a llevar a cabo un ambiciosos proyecto de renovación de la plaza Castellón, conocida como Palmeretes, con el objetivo de conseguir su revitalización, convirtiéndola de nuevo en un punto de encuentro y de ocio importante para todos los vecinos, dotándola de nuevo equipamiento e infraestructuras necesarias y creando una gran zona verde en este entorno que mejorará la calidad de vida de sus ciudadanos.

El edil de Coordinación de proyectos explicó que "las obras en la plaza cuentan con un presupuesto de 494.437,98 €, y un plazo de ejecución de tres meses, y se circunscriben dentro del ámbito de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (EDUSI Las Cigarreras), de afección en los barrios Carolinas Bajas, Mercado Central, San Antón y Campoamor, y cuya misión es la recuperación y dinamización de ésta área urbana".

La solución proyectada de la plaza ha tenido en cuenta que este proyecto se engloba dentro de la estrategia EDUSI, en la línea de actuación 3 Plan de Movilidad urbana sostenible, “Mejora la Accesibilidad y Revitalización Urbana”, con el objetivo de recuperar el espacio urbano, mejora el entorno y las infraestructuras y dotaciones existentes.

El edil de Infraestructuras ha explicado el doble objetivo que se pretende por un lado "recuperar  físicamente la plaza y a su vez conseguir una regeneración económica y social del entorno, que ayuden a conectar los barrios de esta zona, fomentando la movilidad peatonal y amortiguando y/o revirtiendo la degradación detectada en los últimos años con un aumento de masa vegetal verde que conllevará a una mejora medioambiental".

En este sentido José Ramón González explicó que "se ha priorizado al peatón, suprimiendo la circulación de vehículos y peatonalizando parte de las calles que rodean la plaza, de forma que se fomente la movilidad peatonal, incremente su tamaño y como consecuencia el espacio útil para los vecinos".

La plaza va a pasar de una superficie inicial de 1.117 m2 a una superficie aproximadamente de 2.020 m2, y su rehabilitación incluye: la creación de puntos de pequeñas zonas de reunión, denominadas puntos de encuentro, zona de juegos infantiles, divididos en dos áreas, la primera de 1 a 6 años y la segunda para mayores de 6 años, y la renovación de todas las instalaciones en la plaza. 

Asimismo se ha proyectado una red totalmente nueva de riego con un centro de mano desde el que se programará también el riego del arbolado de las calles adyacentes. Para dar servicio a la fuente/bebedero en la zona de juegos infantiles se instalará una red de agua potable.

La iluminación de la plaza será totalmente nueva, con luminarias provistas de LED, así como toda la instalación eléctrica. La intervención paisajística va a respetar todas las palmeras existentes, replantándose así mismo una de la que solo queda el tocón, además de plantarse árboles para dar sombra, distribuidos por toda la plaza.

Se han proyectado setos y parterres geométricos de arbustivas donde se jugará con las distintas texturas, tamaños, especies, formas y colores de las especies vegetales, de forma que se creen volúmenes mejorando la estética, el espacio visual, y el medio ambiente, y contribuya a la reducción del CO2.

Para separar la zona de juegos infantiles que linda con la calle Poeta Zorrilla, y protegerla de los vehículos, se va a plantar un seto doble denso de forma que quede tupido y totalmente cerrado. Además se aumentará la protección con una pequeña valla metálica.

El agua de lluvias se recogerá y se conectará a la red de pluviales, pero se han diseñado soluciones principalmente basadas en drenajes sostenibles, donde se intente aprovechar al máximo el agua de pluviales, ayuden a infiltrar el agua al mismo tiempo que mejoran la calidad de las aguas de escorrentía.