El alcalde pide a Hacienda que posponga descontar la liquidación negativa de 2017

Esta petición se debe al reducir la liquidez en marzo del Ayuntamiento en 273.000 euros en plena crisis del coronavirus
Primera reunión del alcalde de Alicante con el presidente de la Autoridad Portuaria

El alcalde de Alicante y vocal de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Luis Barcala, denuncia que el Gobierno de Pedro Sánchez les ha dejado este mes de marzo con menos liquidez al haber Hacienda descontado la liquidación negativa de 2017 de las entregas a cuenta de la Participación de los Ingresos del Estado (PIE) y que para el Ayuntamiento de Alicante supone quedarse sin 273.000 euros. Barcala pide a Hacienda que rectifique y posponga esta detracción para ayudar a los ayuntamientos a hacer frente a los gastos extraordinarios provocados por la crisis del coronavirus.

Este “'hachazo' -afirma Barcala- resulta inexplicable cuando estamos afrontando unos gastos extraordinarios por la pandemia del COVID-19 que bien merecían haber sido tenidos en cuenta por el Ejecutivo, al ser los ayuntamientos la primera línea en la protección social de los españoles”.

Luis Barcala ha mostrado su indignación por esta medida que, a su juicio, no sólo es “inoportuna” sino que demuestra “una sorprendente falta de sensibilidad del Gobierno hacia las entidades locales que se están dejando la piel frente a esta batalla”.

El alcalde de Alicante exige al Ejecutivo de Sánchez “que rectifique inmediatamente y que Hacienda proceda a devolver las cantidades que han detraído”. En este sentido, cuestiona Barcala que “no nos haya dado la posibilidad de posponer esta detracción a un momento en el que no suponga un desequilibrio tan importante para nuestras finanzas”.

Esta decisión del Gobierno supone que este mes de marzo los ayuntamientos cuenten con menos liquidez para poder ayudar a sus vecinos a superar esta crisis económica y social. Para Barcala, se trata de una “canallada que no se merecen los ayuntamientos, que son los que están dando la batalla en primera línea al ser la administración más cercana a los ciudadanos”.

La compensación de la liquidación negativa de 2017 supone para el Ayuntamiento de Alicante quedarse sin 273.000 euros, por lo que esta decisión en el momento actual “no puede resultar más inoportuno”.

Luis Barcala ha recordado que con el Gobierno del Partido Popular, con un simple requerimiento del Ayuntamiento, se permitía compensar la base negativa hasta diez años y sin intereses. Sin embargo, en un momento de crisis como el que se ha producido por el coronavirus, “el Gobierno de Sánchez no ha ofrecido ninguna alternativa que diera un respiro a las entidades locales”.

Finalmente, Barcala ha recordado que las medidas adoptadas por el Gobierno para hacer frente a la crisis social y económica provocada por el estado de alarma “dejaron marginados a los ayuntamientos”. Por ello, asegura, que esta nueva medida adoptada por Hacienda “supone la constatación de que las entidades locales, pese a ser la administración que está atendiendo a los ciudadanos de una manera más palpable en esta situación de emergencia, siguen siendo consideradas una administración de segunda para Sánchez”. Este hecho, asevera, “no sólo es injusto, sino una falta de solidaridad con los españoles que es a quién se están destinando los recursos que tienen los ayuntamientos”, concluye el alcalde.