El alcalde pide al Gobierno un plan de acción global que dé liquidez al Ayuntamiento

Barcala participa en el G15, que agrupa a los 15 municipios con más población de España, y se suma a la petición de un fondo de 5.000 millones para los ayuntamientos
El alcalde de Alicante, Luis Barcala

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, ha participado en una cumbre de grandes ciudades de España, convocada por la FEMP, para analizar la situación a nivel local y estudiar posibles medidas para hacer frente a las consecuencias sanitarias, sociales y económicas que está teniendo el Covid 19 en los municipios más poblados del país. El alcalde Barcala, que ha compartido asistencia con los primeros ediles de las 15 ciudades más pobladas de España, ha emplazado al Gobierno de Sánchez a que apueste por los Ayuntamientos como principales actores para reactivar la economía de España.

En esta reunión del G-15, además del alcalde de Alicante, han participado los primeros ediles de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Málaga, Murcia, Palma, Las Palmas de Gran Canaria, Bilbao, Córdoba, Valladolid, Vigo y Gijón. Barcala ha vuelto a poner sobre la mesa la necesidad de que los ayuntamientos y las diputaciones puedan hacer uso de los remanentes de tesorería de que disponen como consecuencia de haber encadenado superávits presupuestarios desde el año 2012.

El alcalde ha reiterado su reivindicación que ese dinero “quede en manos del Ayuntamiento de Alicante, puesto que somos los principales impulsores de las medidas sociales y económicas destinadas a reactivar nuestro municipio y es la decisión más solidaria. Es dinero de los alicantinos, que hemos ahorrado los alicantinos y que debemos poner a disposición de todos los ciudadanos de esta ciudad para ayudarles a salir cuanto antes de la difícil situación en que nos ha metido la pandemia”.

Barcala ha pedido al término de la reunión que el Gobierno, en línea con el resto de los ediles del PP presentes en el encuentro, “despeje cualquier tipo duda sobre qué uso van a dar a los ahorros municipales. Pertenecen a nuestros vecinos y exigimos libertad para determinar su destino. Ningún alicantino entenderá que no ha recibido la ayuda que necesita por que el Gobierno nos ha quitado los fondos”.

El alcalde de Alicante también se ha sumado a la petición de los primeros ediles populares para que el Ejecutivo de Sánchez ponga en marcha un “plan global de actuación que dote de liquidez y ayudas directas a los ayuntamientos para afrontar con éxito la reconstrucción social y económica necesaria tras la pandemia. Sin poder usar nuestros propios fondos, y sin ayudas extras, la recuperación y la lucha contra el paro será dificilísima. No es justo hacer que los que ya han pagado sean los que sigan haciéndolo”.

El Ayuntamiento de Alicante ha adoptado, desde el primer día, medidas extraordinarias de gasto encaminadas a minimizar el impacto económico negativo que la pandemia está provocando en el ámbito local, tanto a particulares, fundamentalmente a la acción social, como a los sectores productivos más vulnerables como son los autónomos, las microempresas, la hostelería o el comercio y ha confeccionado un plan de acción valorado en 13 millones de euros para atender tanto necesidades sociales como económicas de los principales sectores productivos alicantinos.

Por ello, los alcaldes del Partido Popular presentes en la reunión han concretado sus peticiones en cuatro grandes bloques de propuestas. De una parte, han instado al Gobierno a que conceda un fondo de 5.000 millones de euros en ayudas directas a los municipios para paliar la caída de ingresos que están teniendo y que permita sufragar el incremento de los gastos que la reconstrucción social y económica va a suponer.

Asimismo, han solicitado un adelanto de al menos el 50% de las entregas a cuenta de la participación en los tributos del estado para 2020. Ello supondría una inyección de liquidez de unos 7 millones de euros para poder hacer frente a las tensiones de tesorería causadas por la crisis del coronavirus y las medidas que ya se han adoptado de urgencia en todos los ayuntamientos de España.

Otra cuestión que preocupa de manera extraordinaria a los alcaldes de las grandes ciudades es la situación tan precaria en la que van a estar las empresas de servicios públicos de transporte ya que la crisis sanitaria del coronavirus ha ocasionado una pérdida de viajeros que supera, en la mayoría de los casos, el 90%.

En consecuencia, los alcaldes populares han elevado a la mesa del G-15 la necesidad de que se cree un fondo específico de rescate del transporte público de 500 millones de euros. Del mismo modo, han planteado habilitar otro fondo para aumentar las ayudas de alimentación a través de los servicios sociales municipales con otros 300 millones de euros

Finalmente, han solicitado que, de la financiación total que España obtenga de Fondos Europeos, se transfiera una parte proporcional a las Entidades Locales para poder compensar el impacto del Covid 19 en sus ingresos y gastos presupuestarios.