El alcalde cataloga como “ejemplo de responsabilidad” la suspensión de la Semana Santa

Barcala precisa que es “un ejemplo significativo y crucial de cómo la sociedad civil se responsabiliza para evitar que se extienda la pandemia”
El alcalde de Alicante, Luis Barcala, junto a la vicealcaldesa, Mari Carmen Sánchez; el concejal de Fiestas, Manolo Jiménez, y el presidente de la Junta Mayor de Hermandades y Cofradías, Alfredo Llopis

Luis Barcala ha catalogado como “ejemplo de responsabilidad social” la decisión adoptada ayer por la Asamblea Extraordinaria de la Junta Mayor de Hermandades y Cofradías de suspender los actos previos y las procesiones de la Semana Santa.

Barcala, que ha incidido en que ha hablado en nombre del Ayuntamiento de Alicante, ha hecho hincapié en la unanimidad del acuerdo “difícil y duro” adoptado por los Hermanos Mayores de las 28 cofradías y hermandades. Ha sido, ha comentado el primer edil, “un ejemplo significativo y crucial de cómo la sociedad civil se responsabiliza para evitar que la pandemia se extienda”.

“Sensatez y responsabilidad”

Alfredo Llopis, presidente de la Junta Mayor de Hermandades y Cofradías, ha destacado la “sensatez y responsabilidad” de los representantes de las hermandades y cofradías. Al tiempo, el hecho de que “todos tuvieran un único criterio, el de la suspensión, sin ningún tipo de discrepancias”.

Consciente del impacto económico de la medida adoptada para la economía de la ciudad, Llopis ha hecho hincapié en que “hay que anteponer la salud de la ciudadanía”. Barcala ha suscrito esa apreciación “que supone, al tiempo, un detalle de compromiso e implicación con la ciudad de Alicante”.

La intención inicial de la Asamblea de la Junta Mayor prevista para ayer era la de informar de los acuerdos adoptados, teniendo en cuenta los criterios del Gobierno de España y de la Conselleria de Sanidad, en la reunión que el pasado martes se celebró en el Ayuntamiento de Alicante. En ella estuvieron presentes Luis Barcala, Alfredo Llopis y Manuel Jiménez, concejal de Fiestas.

Se acordó la suspensión de los actos previos como besapiés, besamanos, vía-crucis y otras celebraciones litúrgicas “porque a ellas suelen acudir, casi de manera mayoritaria, personas mayores incluidas en los grupos de riesgo”. A tenor de la situación “y en un claro ejemplo de solidaridad “se llegó a la conclusión de tomar una decisión dolorosa. Supone, además, un sacrificio para los integrantes de la Semana Santa, pero un servicio a toda la ciudadanía.

El agradecimiento del alcalde de Alicante también lo ha hecho extensivo al ámbito de las Hogueras, que también ha aplazado los actos de proclamación para los dos próximos fines de semana y otros en espacios abiertos, y a los responsables de las fiestas de Moros y Cristianos de Villafranqueza-El Palamó y a las patronales de San José de Carolinas.