Informe sobre la calidad ambiental de las aguas del litoral de Alicante

Playa de San Juan

Informe sobre la calidad ambiental de las aguas del litoral marino de Alicante
Ciclo anual considerado: julio 2016 – Junio, 2017.

La RED DE CONTROL COSTERO es un programa de muestreos, de frecuencia regular (mensual) y que abarca una prolongada serie temporal (interanual), diseñado para determinar la calidad ambiental que poseen las aguas del litoral marino del municipio. Los muestreos consisten en mediciones y análisis del agua de mar.  
 
El presente informe aporta los datos correspondientes al último ciclo anual: Desde julio de 2016 hasta junio de 2017. El ciclo no coincide con un año natural por el especial interés en su difusión al inicio de la campaña estival, época de mayor atención hacia el mar por parte de la población en general. 
 
El criterio de calidad lo establecen parámetros estrictamente hidrológicos, tras el pertinente estudio físico-químico del agua muestra. En concreto, el diagnóstico se centra en indicadores tróficos, caso de los nutrientes y la clorofila. Se trata de información que puede complementar a la registrada por la Conselleria de Medi Ambient de la Generalitat Valenciana, esta última centrada en aguas de baño y utilizando indicadores microbiológicos según normativa al respecto (Real Decreto 1341/2007).  

Se utiliza el mismo esquema de redacción que en anteriores anualidades, al objeto de una comprensión rápida y eficaz de la información aportada. En este sentido, el grado de calidad de las aguas se distingue mediante un sencillo código de colores, pudiendo advertir su pauta tras compararla con la registrada en prospecciones previas.  

Conclusiones del Informe
 
La playa de Tabarca presenta una calidad ÓPTIMA de manera PERMANENTE. A lo largo de los años de muestreo, jamás se han detectado anomalías. 
 
Las playas de San Juan, Postiguet y Urbanova también poseen una calidad ÓPTIMA del agua, pero con una frecuencia IRREGULAR. Esto significa que en la dinámica interanual de resultados abundan los registros óptimos, como en la presente 2016-17. La condición de óptimo la marca la ausencia de anomalías ambientales en todas las muestras de un mismo ciclo anual. No obstante, el carácter irregular viene dado porque dicha calidad no se da en todas las 
anualidades. La serie queda salpicada por campañas con valores buenos, pero que no alcanzan el óptimo porque recogen alguna muestra con síntomas de alteración. En este sentido, dentro de esta misma categoría, cabría distinguir la playa de San Juan, porque sólo un ciclo (2013-14) observa anomalía, del Postiguet y Urbanova, ambas donde las anualidades con alteraciones son más frecuentes.     
 
Estas anomalías o alteraciones son ocasionales. Coinciden con episodios de turbulencia marina (asociada a temporales de mar), la cual levanta el sedimento a la columna de agua y, con él, los nutrientes depositados sobre el fondo. Es por ello que, aunque son episodios que afectan a todo el litoral, sus consecuencias son más notorias en los enclaves más someros (caso de las playas). Con el restablecimiento de las condiciones hidrodinámicas habituales, los resultados vuelven al intervalo marcado por la pauta de óptima calidad.     
 
En la playa de la Albufereta, la calidad es BUENA de manera REGULAR. 
Aquí todos los ciclos advierten situaciones anómalas. No es que abunden en cada una de las anualidades, pero sí que se detectan alguna vez (en este año se han dado en febrero’17). Esta relativa frecuencia de las anomalías les   otorga el carácter de “no ocasionales”, lo que significa que, además del origen natural de las mismas (atribuibles como en el caso anterior a momentos de gran agitación del mar), el enclave puede estar expuesto de manera discontinua a aportes antrópicos desde tierra. En relación con esto último, el ejemplo presente de febrero’17 puede deberse, probablemente, a las lluvias torrenciales acontecidas en la tercera semana de enero 17, con los 
consiguientes efectos de la escorrentía.  
 

 

Información complementaria