Subvención a los taxistas

El Ayuntamiento concede a los taxistas una subvención de más de 52.000 euros para adaptar sus vehículos a las personas con movilidad reducida
taxis

Alicante a 2 de julio del 2018. La concejalía de Tráfico y Transportes del Ayuntamiento de Alicante va a llevar mañana a la Junta de Gobierno el expediente de aprobación de la concesión de subvenciones públicas con un importe total de 52.033,50 € para que los taxistas de Alicante adapten sus vehículos para poder transportar a personas con movilidad reducida.

La resolución de la subvención va a ser asignada a un total de diez taxistas por importes que van de los 8.910 euros el máximo otorgado a 4.617 euros el mínimo, y para poder realizar el pago de la subvención, los taxistas deberán presenten en el registro general del Ayuntamiento la documentación justificativa de la subvención con anterioridad al 31 de octubre de 2018.

El edil de tráfico incidió en que esta es ”la primera subvención que se aprueba en nuestra ciudad para adaptar los taxis”, destacando que con esta iniciativa “se va a conseguir duplicar el número de vehículos que van a poder transportar a personas con movilidad reducida y a su vez se consigue ayudar y apoyar al sector del taxi”.

Las ayudas se otorgan por una sola vez y cada uno de los beneficiarios van a poder percibir hasta un máximo del 90 % del coste de la transformación del vehículo, impuestos no incluidos.

En la actualidad sólo existían once taxis adaptados en Alicante y se ha logrado duplicar el número de vehículos, estas subvenciones van destinadas a sufragar el gasto inherente a la transformación del vehículo auto-taxi, ya se trate de un vehículo nuevo o de un vehículo en servicio, para adaptarlo al transporte de personas con movilidad reducida, no considerándose gasto subvencionable la adquisición del vehículo.

Por su parte señalar que las personas beneficiadas por estas ayudas van a llevar en su vehículo, en sitio bien visible, el símbolo internacional de vehículo adaptado, y deberán mantener en uso el equipo y los elementos instalados en el vehículo durante un periodo mínimo y continuado de cinco años, desde el momento de concesión de la autorización.

El control de esta obligación se verificará principalmente a través del cumplimiento de la obligación de renovación de la autorización de la tarjeta de transporte, así como en los supuestos de transmisión de la autorización o sustitución de vehículo, supuestos en los que deberá quedar siempre garantizado el cumplimiento del compromiso.