Propuesta de reforma fiscal para bajar el IAE y el IBI a empresas de nueva creación

La reforma fiscal del equipo de gobierno plantea una bajada del 30% del IAE y del 95% en el IBI de empresas de nueva instalación para incentivar la actividad y creación de empleo
hacienda
  • La propuesta del gobierno popular también contempla bajar el tipo impositivo del impuesto de construcciones del 4 al 1% para las empresas que se implanten en el municipio.
  • Este nuevo paquete de reducciones fiscales, supeditado a la cancelación del plan de ajuste, busca dinamizar la economía y se suma a las rebajas del IBI general y del impuesto de vehículos.

Alicante a 4 de julio del 2018. Atraer empresas, inversiones y generar empleo para revitalizar la economía alicantina. Esos son los objetivos de las modificaciones del IAE (Actividades Económicas), del IBI de inmuebles de empresas de nueva instalación y del impuesto de construcciones, incluidas en la reforma fiscal propuesta por el equipo de gobierno popular del Ayuntamiento de Alicante para la reducción de los impuestos locales.

La propuesta de reforma fiscal, como ya se ha anunciado con anterioridad, contempla asimismo una bajada del 5% del IBI general que beneficiará directamente a 300.000 familias alicantinas con un ahorro de 4,5 millones, una reducción del 30% para los inmuebles que aprovechen la energía solar y un incremento de las bonificaciones del impuesto de vehículos.

En materia de actividad económica, y con el objetivo de incentivar la instalación de nuevas empresas en la ciudad y dinamizar la creación de empleo, la reforma fiscal planteada por el gobierno popular y que está supeditada a la cancelación del plan de ajuste del Ayuntamiento, prevé una reducción de hasta el 30,5% en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE).

Dicha reducción afectará al coeficiente aplicable de la cuota ponderada para las empresas que se instalen en el municipio, estableciendo una categoría especial con un coeficiente del 0,5, como incentivo para atraer a nuevas empresas e impulsar la creación de puestos de trabajo.

Otra medida planteada en esta misma dirección es la modificación del Impuesto de Bienes Inmuebles con una reducción del 95% (máximo legal) a los inmuebles de empresas de nueva instalación en el municipio de Alicante durante el primer año; del 50% en el segundo año y del 30% en el tercer año.

A este respecto, el concejal de Hacienda, Carlos Castillo, destacó que “estas reducciones suponen un importante incentivo para atraer empresas a Alicante y, con ello, impulsar la generación de puestos de trabajo en la ciudad, ya que estamos hablando de que esas empresas podrán ahorrarse prácticamente todo el IBI durante el primer año, lo que se traduce en miles de euros”.

La propuesta de reforma fiscal del PP afecta asimismo al impuesto de construcciones, con la reducción del tipo impositivo general del 4% al 1% para las industrias que se implanten en el municipio.

Dicha reforma fiscal sólo se podrá acometer con la cancelación del plan de ajuste del Ayuntamiento.

En este sentido, Castillo ha iniciado esta semana las negociaciones con los grupos de la oposición al objeto de conseguir el máximo consenso para poder sacar adelante en un pleno en este mismo mes de julio la modificación de crédito que permitirá saldar la deuda municipal avalada por el Gobierno central y, con ello, cancelar el plan de ajuste para poder acometer la citada reforma fiscal y convocar nuevas ofertas de empleo público.