Movilidad comienza las obras del camino escolar seguro al Colegio Manjón-Cervantes.

Con este proyecto se va a crear un itinerario seguro para que los escolares puedan realizar el trayecto al centro educativo garantizando las mejores condiciones viarias.
Camino escolar

La Concejalía de Movilidad, Accesibilidad y Seguridad del Ayuntamiento de Alicante ha iniciado las obras para realizar el camino escolar seguro al CEIP Manjón – Cervantes, ejecutadas por la mercantil Excavaciones Geos, S.L., que ha presentado una oferta un 18.97% más ventajosa económicamente, con un presupuesto de 81.025,54 euros, IVA incluido, y un plazo de ejecución de dos meses y medio.

Con este proyecto se va a crear un itinerario seguro para que los escolares puedan realizar el trayecto de ida y vuelta al centro educativo garantizando las mejores condiciones viarias, y favorecer así que puedan llegar caminando en un itinerario con todos los cruces accesibles, los pasos de peatones seguros y las aceras más anchas.

El concejal de Movilidad y Accesibilidad del Ayuntamiento de Alicante, Fernando Marcos, ha explicado que se ha elegido el colegio Manjón – Cervantes porque está enclavado en una zona urbana muy consolidada de nuestra ciudad y con una urbanización susceptible de mejorar, y subrayó que por este camino escolar 'pasan más de 600 alumnos de dos centros educativos', y además 'con las obras se va a conseguir mejorar la movilidad peatonal en Carolinas, que es un barrio comercial con alta densidad de peatones'.

Las obras se van a iniciar mañana en la calle Plus Ultra y Martos, que quedarán cerradas al tráfico, y el ámbito de actuación de la obra abarca un radio alrededor del colegio de unos 150metros, entorno que cuenta con la existencia de aceras muy estrechas, con algunos pasos peatonales que no están adaptados a la normativa de accesibilidad.

Al respecto Marcos indicó que los técnicos han realizado un estudio de los desplazamientos al colegio a través de una encuesta para conocer con detalle los itinerarios seguidos por los escolares para acudir al colegio, y de los resultados se extraen 'las líneas rojas sobre las que vamos a actuar, para convertirlas en accesibles y seguras'.

Entre las actuaciones incluidas en el proyecto destacan la ampliación del ancho de las aceras ya que algunas tienen unas dimensiones inferiores a 1,50 metros, llegando en algunos casos hasta 1,20 metros, mejorar la accesibilidad porque algunos pasos peatonales no se encuentran adaptados a la normativa, así como la visibilidad y de señalización en los pasos de peatones.

Así mismo está previsto mejorar la señalización en el entorno escolar, los elementos de protección de las aceras, y realizar dos pasos de peatones nuevos.

Desde el área de Movilidad y accesibilidad informan que este proyecto se ha elaborado con la máxima participación ciudadana y de la comunidad escolar, y cuenta con el consenso de las asociaciones de vecinos y comerciantes de la zona, entre las que destaca la Asociación de Vecinos de Carolinas Altas-Bola de Oro y la Asociación de Comerciantes del Pla.

Además se han mantenido reuniones de trabajo con el tejido comunitario formado por las entidades y asociaciones existentes en el entorno de los centros educativos a las que también han asistido la dirección del colegio San José de Carolinas situado dentro del ámbito de actuación del camino escolar.

El edil ha manifestado su satisfacción por el inicio de las obras impulsadas a su vez dentro del Plan de Movilidad Urbana Sostenible con las que se 'calma el tráfico', y a su vez mejoran los accesos escolares para dotarlos de mayor seguridad vial, y crear así una red de itinerarios en nuestra ciudad más seguros para que los niños puedan ir caminando, en bicicleta o en transporte público al colegio, solos o en compañía de sus amigos.

El camino escolar es algo más que una iniciativa puntual con la que se pretende ir creando un nuevo modelo de ciudad para recuperar espacios públicos, las calles, con aceras más anchas, calmado del tráfico, fomentar la movilidad de los niños y niñas y promover proyectos alternativos no motorizados garantizando desplazamientos peatonales y ciclistas seguros.

Además también se crean para aumentar la autonomía infantil, mejorar la movilidad peatonal ganando espacio a la calzada y haciendo el recorrido más seguro, lo que permite que los padres dejen los coches en casa y los niños más mayores de los centros escolares acudan sin adultos al colegio y así se consiga reducir el número de vehículos privados que a diario transportan niños/as al colegio.