El ayuntamiento de Alicante homenajea con una calle a Miquel Grau

La Ley de Memoria Histórica reconoce al joven asesinado por un fascista mientras reclamaba el Estatuto de Autonomía, como la última víctima de la violencia de la Transición
Placa Miquel Grau

El concejal de Presidencia, Natxo Bellido, el concejal de Estadística y de Cultura, Daniel Simón, la concejala de Educación y Memoria Histórica y Democrática, María José Espuch y el concejal de Medio Ambiente y Limpieza Viaria, Víctor Domínguez, han asistido al cambio de la placa de la calle dedicada a Miquel Grau --Antigua calle García Morato--, modificada en el marco de la aplicación de la Ley de Memoria Histórica.

Miquel Grau fue asesinado por el militante de Fuerza Nueva, Miguel Ángel Díaz Panadero, que le lanzó un ladrillo desde un balcón en la plaza de Luceros, en donde la ciudadanía reclamaba el Estatuto de Autonomía del País Valencià. Grau falleció el 16 de octubre de 1977 en el Hospital General de Alicante, tras un coma del que no salió.

La Ley de Memoria Histórica le reconoce como la última víctima de la violencia de la Transición. En 2015 el Ayuntamiento de Alicante le concedió la Medalla de Oro de la ciudad.